Tu sufrimiento es opcional

mg-i5a3355-hdr.jpg

El tema del post de hoy me interesa profundamente y quisiera que reflexionáramos juntos acerca del mismo. Lo vemos en todas partes, nos lo muestran la televisión y los medios de comunicación constantemente, lo percibimos en los ojos de otras personas y lo experimentamos en carne propia. No hablamos de una enfermedad o de un síndrome que se manifiesta sólo en algunos casos y en ciertas personas, sino de una condición que es inherente al ser humano. Hoy hablamos de sufrimiento.

El sufrimiento no es algo que precise ser definido, es algo que bien podríamos considerar ineludible en algún momento de nuestra vida, y sin embargo quizás haya una pregunta que podríamos hacernos más convenientemente : ¿Por qué sufrimos?.

Al preguntarnos sobre el por qué de nuestro sufrimiento quizás podamos experimentar cierta sensación de enfado o frustración, puesto que pensamos que es injusto lo que nos sucede, que a otros no les ha tocado y que el azar ha cargado en nuestra contra por alguna razón que desconocemos.

Bien, esa es una de las posturas que podemos adoptar para abordar el sufrimiento, pero quizás no sea la más conveniente, no crees?

Reflexionando un poco acerca de lo anterior, una nueva pregunta podría surgirnos: ¿Cabría la posibilidad de que en realidad estemos eligiendo sufrir en muchas ocasiones sin darnos cuenta? Numerosos libros nos hablan precisamente de ésto y tratan de advertirnos acerca de la relación tan estrecha que existe entre el sufrimiento y el tiempo, y paso a profundizar un poco más en ésto.

Si te fijas, todos los momentos en los que has sufrido ha sido a expensas de escapar de tu presente y pensar en algo desagradable que te sucedió en el pasado o incluso quizás en algo que temas pueda sucederte en el futuro. Pero, y en este preciso instante, ¿existe algún motivo por el cual deberías sufrir? Te invito a que mires a tu alrededor y reflexiones unos segundos acerca de ésto.

Con lo que acabo de decirte no pretendo banalizar el sufrimiento que pueda experimentar ningún ser humano, sino más bien tratar de advertir el hecho de que éste constituye una elección de la propia persona, pero para adquirir una mayor comprensión al respecto quizás debamos aprender antes a distinguirlo del dolor.

El autor Eckhart Tolle nos habla muy bien acerca de este tema en su libro El poder del Ahora. Rescato a continuación un fragmento que creo que nos describe algo muy interesante:

“La atención consciente sostenida corta el vínculo entre el cuerpo-dolor y tu proceso de pensamiento, y pone en marcha el proceso de transmutación. Es como si el dolor se convirtiera en combustible para la llama de tu conciencia, que a partir de ese momento arde con más fulgor. Este es el significado esotérico del antiguo arte alquímico: la transmutación de metales inferiores en oro, o del sufrimiento en conciencia. La división interna se cura y vuelves a estar completo. A partir de entonces tu responsabilidad consiste en no crear más dolor […]”.


Te invito a leer este libro si aún no es has tenido ocasión de hacerlo, para mí es uno de los mejores libros que he leído nunca acerca de esta temática, y dicho sea de paso, es uno de mis libros favoritos sin lugar a dudas. Aquí te dejo un enlace para que puedas adquirirlo ahora:

Eckhart Tolle – El Poder del Ahora

El autor nos ofrece una conclusión reveladora, y es que el sufrimiento es en realidad el resultado de magnificar y/o prolongar nuestro dolor a través de nuestro estado mental y emocional. El dolor puede perfectamente existir, bien sea a nivel físico o a nivel emocional, pero podemos abordarlo desde la aceptación en el momento presente sin tratar de añadirle más energía negativa con nuestro pensamientos y juicios sobre el mismo, para así no crear más sufrimiento en nuestra vida. Haciendo ésto estaremos gestionando nuestro dolor de una manera sin duda más saludable y podremos recuperarnos de él más rápidamente.

Al darnos cuenta de que el sufrimiento es una elección que hacemos nosotros mismos, podemos decidir vivir este momento presente, en el cual el sufrimiento no puede subsistir, y dejarnos sorprender por el alivio que se siente, por la belleza que encierra el simple hecho de observar nuestro ahora, sin más adornos por nuestra parte.

Por otro lado, el sufrimiento tampoco debería ser visto como algo indeseable a lo que debamos tener cierta aversión, sino que podemos verlo como un mensaje encubierto que puede revelarnos mucho acerca de quiénes somos, de nuestros anhelos y nuestras necesidades. Podemos, por lo tanto, utilizar el sufrimiento a nuestro favor si sabemos interpretarlo adecuadamente y aprender de él.

Es probable que del dicho al hecho haya un trecho y nos cueste en ocasiones soltar el dolor que nos produce aquello desagradable que nos acontece, pero podemos poco a poco aprender a gestionarlo mejor para así empezar a ahorrarnos mucho tiempo de sufrimiento innecesario, siendo más felices en el camino. Nuestra actitud lo es todo, especialmente en estas situaciones, y una actitud positiva y abierta al aprendizaje es crucial para nuestro desarrollo y nuestro bienestar.

¿Y tú?¿Cómo abordas tu sufrimiento en el momento en el que éste se presenta? Me apetece mucho conocer tu experiencia respecto a este tema, así que anímate a contármelo en los comentarios :).

¡Hasta el próximo post!

13 comentarios sobre “Tu sufrimiento es opcional

    1. Exacto, se trata sin duda de cómo abordemos en estos momentos nuestro sufrimiento, bien aceptándolo y tratando de sacar lecciones valiosas para nuestra evolución, o bien sintiéndonos víctimas como bien comentas y no sacando nada positivo de ello.

      Al final también podemos definir el sufrimiento como ‘una resistencia al cambio’ y verlo como tal, entendiendo que lo único que nos está indicando es que tenemos pendiente adaptarnos a una nueva situación que se nos acaba de presentar, y es momento de pensar en la mejor manera de abordarla, ya no sólo a nivel emocional sino también reflexionando si es necesario realizar ciertas acciones al respecto.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Mar

      Me gusta

  1. Hola Mar,

    Pues yo la verdad es que no sé si sé gestionar muy bien el sufrimiento así que me vienen muy bien estos consejos. Llevas toda la razón en eso de pensar en el ahora. Si te paras a pensarlo ves que no tiene sentido. Algo que me ha funcionado también es pensar si puedo o no hacer algo para solucionar eso que me preocupa. O sea, si puedo hacer algo que dependa de mí, hacerlo, y si no depende de mí, no preocuparme porque aunque lo haga no podré cambiar nada.

    Un abrazo.

    Me gusta

    1. ¡Hola Cristina!

      Lo que propones creo que es una excelente estrategia, ya que no te permites a ti misma perder tiempo preocupándote por algo que no merece esa inversión de energía, para mí esa es la actitud que todos deberíamos tomar. De hecho, yo soy de las que piensan que los problemas los creamos nosotros con nuestros juicios y pensamientos, las cosas en realidad son como son y está en nuestra mano el aceptarlas así u oponer resistencia.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Mar

      Me gusta

  2. Mar me gusta mucho la relación que haces entre sufrimiento y tiempo, es brutal. Es cierto que, en la mayoría de las ocasiones, sufro por cosas del pasado o que creo que vendrán en el futuro. Pero si miro a mi alrededor ahora mismo, todo funciona, no tengo por lo que sufrir.

    Gracias por ayudarme en esta reflexión y enseñarme a relativizar los malos momentos.

    Un saludo,

    Me gusta

    1. ¡Hola Ana!

      Me alegra mucho que te haya servido, sin duda cuando descubres que el tiempo es la causa del sufrimiento todo cobra mayor sentido y sientes que has encontrado por fin ‘la puerta de atrás’. Ya no hay razones para sufrir y sí motivos para disfrutar este momento tal y como es.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Mar

      Me gusta

  3. Hola Mar,

    Tu enfoque me ha hecho reflexionar mucho. También soy de las que piensa que, a veces, tendemos a sufrir, por voluntad propia. Supongo que el hecho de no sentirnos en control de algo, nos lleva a delegar, así también nos quitamos de encima el sentimiento de culpa. En definitiva, la responsabilidad.

    Aún no he leído el libro que nos recomiendas, pero lo tengo pendiente. Me ha picado mucho el gusanillo lo que nos cuentas, así que te iré contando qué me parece el libro.

    Un abrazo.

    Me gusta

    1. ¡Hola Conchi!

      Me gusta lo que comentas acerca del control, creo que la vida nos está constantemente queriendo enseñar que debemos ‘soltar el control’, que debemos trabajar la aceptación mientras hacemos lo que tengamos que hacer en busca de conquistar nuestros objetivos. Puede parecer contradictorio pero no lo es, se reduce al simple hecho de vivir este momento de la mejor forma que podamos, sabiendo que todo tiene su proceso y que todo es como tiene que ser.

      Me alegra que te interese el libro, ya me contarás qué te ha parecido, es un libro que debe leerse de vez en cuando para no olvidar sus valiosas enseñanzas :).

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Mar

      Me gusta

  4. Hola Mar,

    Yo reconozco que no estoy acostumbrada al sufrimiento, la verdad es que si veo en perspectiva los periodos de sufrimiento han sido pocos. Veo la vida más cómo periodos difíciles, pero incluso cuando todo se tuerce logro ser feliz, así que cuando llega el sufrimiento a veces cuesta saber encajarlo. Pero creo que es más por falta de costumbre que por otra cosa, no obstante me quedo con tus consejos, que siempre vienen bien.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. ¡Hola Raquel!

      Entiendo lo que dices, cuando nos acostumbramos a que generalmente todo marche bien nos quedamos un poco en shock cuando ocurre algo inesperado. Es sobretodo en esos momentos cuando viene bien contar con las herramientas adecuadas para gestionar el dolor de la mejor manera posible, y también creo que es en esas ocasiones cuando podemos poner en práctica la aceptación de lo que nos ocurre, algo que puede ser liberador y que puede ser positivo para nosotros como seres humanos.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Mar

      Me gusta

  5. Yo siempre me digo a misma que nada es eterno y los sufrimientos mucho menos lo es. Una actitud positiva diaria es el bálsamo perfecto para esos días de bajón que sabe llegarnos en la vida. Excelente post y sin duda alguna, el sufrimiento es una opción dependiendo de nuestra actitud.
    Saludos.

    Me gusta

    1. ¡Hola Alexa!

      Tienes razón, el sufrimiento no dura siempre y eso demuestra su condición temporal, por ello no merece la pena alargarlo más de la cuenta. La actitud como bien mencionas es algo muy importante, es la forma en que decidimos abordar las situaciones y determina sin duda los resultados que obtenemos en la vida.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Mar

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s