Mes: enero 2017

La Ley del Vacío

En mi anterior post te hablaba de lo importante que es empezar el año con un propósito que te motive lo suficiente como para tomar acción y no desfallecer a mitad del camino con el pasar de los meses, algo que desgraciadamente suele ser habitual en muchos casos. Si no tuviste ocasión de leerlo, puedes hacerlo ahora aquí: ¿Cuál es tu nuevo propósito?

Como quiero seguir ayudándote a que perseveres en tu objetivo, hoy quisiera hablarte de algo que también considero que es importante que tengas en cuenta antes de ponerte manos a la obra. Y es que, con el comienzo de un nuevo año sentimos cierta necesidad de hacer limpieza y quedarnos sólo con aquello que sea verdaderamente necesario para nosotros a partir de esta nueva etapa, ya que sentimos que algunas cosas nos pesan demasiado y sólo nos ralentizan. Más aún, acumular cosas que no necesitamos tan sólo parece complicarnos la vida y hacérnosla más tediosa (yo fui consciente de esto cuando  hace tiempo realicé una mudanza y observé todo lo que había acumulado durante tantos años, dándome cuenta de que había almacenado muchas cosas que ni siquiera necesitaba respondiendo al típico ‘por si acaso’).

El hecho de hacer limpieza de aquello que ya no nos sirve nos ayuda a simplificar nuestra vida y a ponerla en orden. De este modo, tendremos por mano sólo aquello que necesitamos en esta nueva etapa y estaremos listos para proseguir con nuestro viaje sintiéndonos mejor y más livianos.

Por ello, hoy quisiera hablarte de la ley del vacío, de la que quizás ya hayas oído hablar alguna vez.

La ley del vacío nos dice que para que algo nuevo pueda entrar en nuestra vida es necesario hacerle un espacio. Esto va muy ligado con la ley de la atracción de la que te hablé en uno de mis posts (aquí te lo rescato para que puedas leerlo si no tuviste ocasión de hacerlo: Introducción a la Ley de la Atracción).

Es posible que el hecho de experimentar un vacío en alguna de las areas de tu vida te resulte incómodo, puesto que estamos muy acostumbrados a llenar nuestro tiempo y espacio de mil y una formas. Por eso, cuando se presenta inesperadamente un vacío en nuestra vida con el que no contábamos, nos sentimos extraños y temerosos de lo que pueda pasarnos a partir de entonces. No entendemos que, los cambios suelen ir precedidos de cierto caos, de cierta incertidumbre y como no, de un vacío temporal que más tarde será llenado con algo positivo y conveniente para nosotros.

Hoy te animo a que experimentes por ti mismo lo que la técnica del vacío puede hacer por ti y te doy algunos consejos para que te sea más sencillo empezar a ponerla en práctica:

  • Enfoca tu atención en una area específica.- Antes de volverte loco y empezar a deshacerte de todo lo que encuentres a tu paso es preferible que escojas una area en la que desees realmente hacer limpieza en estos momentos. De esta manera tendrás un pensamiento dirigido que te permitirá tomar las decisiones adecuadas
  • Visualiza tu recorrido .- Trata de visualizar cómo será tu recorrido a partir de este mismo instante, hacia donde te dirigirás y qué acciones necesitaras tomar en el camino. Por supuesto, siempre es bueno abogar por una actitud algo previsora en caso de que puedan presentarse ciertos imprevistos.
  • Determina aquello que realmente necesitas.- Quizás pueda parecerte una tontería, pero muchas veces creemos que todo lo que tenemos es necesario, cuando si nos paramos realmente a pensarlo veremos que no es así, que estamos acumulando infinidad de cosas debido a causas puramente emocionales. Esto sobretodo nos suele suceder con cosas que tienen que ver con nuestro pasado, que sentimos que de algún modo forman parte de nuestra identidad y nuestra vida. Habiendo visualizado el camino que nos queda por andar y centrando nuestra atención en el presente, debería sernos más sencillo distinguir aquello verdaderamente importante de lo que no lo es.
  • Ante la duda, espera un poco.- Es posible que a veces te cueste decidir lo que es realmente imprescindible de lo que no, o que no estés seguro de deshacerte de algo en estos momentos. En ese caso no te apures, tómate un tiempo para reflexionar sobre ello y haz uso de tu intuición para ganar algo de claridad; muy probablemente llegará el momento en el que no albergues ninguna duda respecto la decisión más precisa a tomar.
  • El vacío comprende lo material y lo inmaterial.- No pensemos sólo en cosas físicas cuando hablamos de crear vacío, podemos también dejar atrás infinidad de cosas inmateriales tales como hábitos, relaciones, pensamientos, y cualquier cosa que por lo general nos dificulte avanzar en nuestra vida. Lo ideal sería tener en cuenta ambos mundos para que el proceso de limpieza sea realmente efectivo y nos ayude a atraer los resultados esperados. 

Espero que te haya sido de utilidad lo que te he contado en este post para que ya no tengas más excusas y te pongas manos a la obra con aquello que decidas emprender este año. Por supuesto y como siempre, te invito a que me cuentes tu experiencia con el uso de esta maravillosa herramienta en los comentarios 🙂 .

¡Nos vemos en el próximo post!

¿Cuál es tu nuevo propósito?

Oat field at sunset

Me hace especial ilusión publicar el que será mi primer post de este año 2017, con el aroma particular que siempre acompaña a estas fechas de nuevos comienzos. Un año nuevo siempre simboliza un nuevo ciclo, una nueva oportunidad para hacer las cosas mejor, y eso, a mi modo de ver, transmite ilusión de manera casi inevitable.

Y hablando de ilusión, el año pasado tomé la decisión de iniciar este blog para hablarte de temas que me inquietan, aportarte mis humildes conocimientos al respecto y ser ese granito de arena que contribuya a tu felicidad y bienestar. Por ello, quisiera aprovechar este post para darte las gracias por estar siempre al otro lado, ya sea leyéndome, compartiendo y/o comentando mis publicaciones. Quiero invitarte a que si tienes alguna sugerencia o inquietud que plantearme, te animes a hacerlo en los comentarios o bien via el formulario que está disponible en mi página principal.

Y tras este pequeño paréntesis quisiera hablarte ahora del tema que quiero tratar a colación del propio título que encabeza este post.

Cuando se acerca el fin de un año para dar paso al comienzo de uno nuevo, nos suelen surgir todo tipo de reflexiones acerca de cómo ha sido este periodo para nosotros y qué cosas buenas (y otras no tan buenas) ha traído consigo. No sé a ti, pero a mi me gusta hacer siempre un balance de cómo ha sido el año y sobretodo tratar de responder a las siguientes preguntas: todo cuanto he hecho este año me ha acercado más a la vida que quiero vivir? Me ha acercado más a la persona que quiero llegar a ser?

Creo que la respuesta a lo anterior es clave si realmente queremos vivir una vida que tenga sentido para nosotros, por ello merece la pena hacer este pequeño ejercicio de reflexión si queremos exprimir al máximo esta nueva oportunidad que nos brinda el nuevo año de acercarnos a la mejor versión de nosotros mismos.

Por otro lado, con el comienzo de un nuevo año terminamos por hacer una lista interminable de deseos que por desgracia en su mayoría acaban cayendo en saco roto. Me quiero aventurar a decir que quizás muchas veces no seamos del todo realistas, y que sin duda resulta mucho más fácil alcanzar metas en nuestra imaginación que desde la acción y la perseverancia. Ahora bien, si te paras a observar tu lista de deseos, verás que no todos son igual de prioritarios, y que seguramente habrá algunos que para ti sean más importantes en el momento actual en el que te encuentras. Es posible además que, haciendo recuento de esos deseos, encuentres un propósito que verdaderamente cobre significado para ti y quieras llevar a cabo con más ganas que nunca, algo que ya no puede esperar más y requiere que pongas todo de tu parte. Ese propósito es el que te dará la motivación necesaria para tomar acción y no quedarte sólo fantaseando sobre él.

Para este nuevo año quisiera proponerte una serie de ideas que quizás puedan ayudarte a ganar claridad respecto el propósito que te gustaría abordar durante los próximos meses.

Determina tu situación actual.- Podríamos decir que nuestra vida se enmarca en una serie de áreas como la salud, nuestra situación económica, relaciones personales,  etc. Es muy probable que sin mucho esfuerzo puedas detectar en qué áreas cogeas más que en otras y cuáles te gustaría mejorar en esta etapa de tu vida. Tu propósito se encontrará en aquella área que ahora mismo sea prioritaria para ti, por ello analiza bien los diferentes aspectos de tu vida y comienza a detectar aquello que realmente te gustaría cambiar y/o mejorar.

Conócete a ti mismo.- Este considero que es un punto importante, puesto que un propósito honesto nacerá del conocimiento que tengas sobre ti mismo y sobre lo que te hace feliz. Algunos deseos muchas veces no nacen de la honestidad sino de la necesidad de satisfacer o impresionar a los demás, por ello es importante que aprendas a discernir bien unos de otros.

Define tu propósito.- Una vez hayas revisado los puntos anteriores te será más fácil comenzar a definir tu propósito. Merece la pena que inviertas tiempo en ocuparte de los detalles, en el por qué de tu deseo y en el significado que crees que puede aportarle a tu vida a largo plazo. Puedes utilizar cualquier recurso que te ayude a afianzar tu visión, ya sea visualizando tu propósito, escribiendo sobre él o aquello con lo que te sientas más cómodo. Lo más importante es ganar claridad acerca de lo que quieres para que no albergues ninguna duda al respecto y puedas pasar a la acción.

El tiempo es relativo.- Aunque creo que el tiempo es un factor importante a tener en cuenta para aquello que nos propongamos hacer, pienso que demasiada rigidez puede ser contraproducente para ti y causarte frustración por no estar viendo los resultados esperados. Por ello yo siempre soy defensora de un término medio, es decir, ir tomando pasos en la dirección adecuada sin dejarte llevar por la impaciencia de llegar finalmente a alcanzar tu meta. Aprende siempre a disfrutar del camino, más allá de que los resultados alcancen tus expectativas iniciales.

Persevera en tu visión.-  No desfallezcas ante los posibles obstáculos que puedan cruzarse en tu camino cuando estás tratando de cumplir con tu propósito. Sé amable contigo mismo, párate a descansar y coger fuerzas cuando lo consideres necesario, y recuerda siempre que lo que deseas conseguir es posible desde el momento en el que lo concebiste en tu mente. Cuando la incertidumbre haga su aparición recuerda el por qué de tu propósito y persevera en tu visión del resultado final hasta que este sea una realidad para ti.


¿Y tú? ¿Has definido ya cuál es tu nuevo propósito para este 2017? Me gustaría conocerlo, por ello te invito como siempre a compartírmelo en los comentarios :).

¡Hasta el próximo post!