El arte de decidir

Beautiful sunset over field

Si te paras a pensarlo, la vida constantemente te pone en situaciones en las que debes de tomar decisiones. En ocasiones, éstas son tan importantes que de ellas dependerá el curso de tu futuro, y por ello es crucial que aprendas a desarrollar tu capacidad para tomar decisiones con éxito.

La decisión ineludiblemente precede al cambio, y si se trata de una decisión importante es probable que el cambio también lo sea. Este hecho suele incomodarnos porque la incertidumbre siempre asusta un poco, pero si tenemos la tranquilidad de haber tomado la decisión correcta podremos simplemente dejarnos llevar con mayor facilidad y tomar a continuación los pasos que sean necesarios. Al fin y al cabo, cuando tomamos una decisión a favor de nuestro desempeño (sea éste personal, profesional, etc.) estamos dándonos la oportunidad de dar la bienvenida a nuevas cosas positivas para nuestra vida, que pueden impactarnos de múltiples formas y contribuir a nuestra felicidad.

Puede ocurrir que a veces retrasemos la toma de una decisión sin darnos cuenta. El retrasar la toma de una decisión puede ser positivo si lo que queremos hacer es madurar una reflexión al respecto, pero puede no serlo tanto si en realidad lo que hacemos es pretender querer aplazar el cambio que ella pueda traer consigo; en dicho caso podríamos estar dejando pasar un tren importante que quizás no vuelva a presentarse.

A continuación quisiera darte algunos consejos que pueden ayudarte a hacer más llevadera la a veces ardua tarea de decidir:

  • Tómate el tiempo necesario para reflexionar.- No te precipites a la hora de tomar una decisión si aún no lo tienes claro, es mejor cerciorarte bien de que lo que vas a decidir es lo correcto para ti. Preferiblemente busca un sitio donde puedas pasar un tiempo a solas para meditar sobre ello, sin que nada ni nadie te moleste.
  • Infórmate y consulta todo tipo de fuentes.- Hoy en día el conocimiento es de muy fácil acceso gracias a Internet y ya no hay excusas para no informarse adecuadamente sobre aquello que nos interesa. Consultar todo tipo de fuentes (ya sean digitales, físicas y/o humanas) puede ayudarte  mucho a inclinarte finalmente por alguna de las opciones que se te planteen como posibles y te generen confusión inicialmente.
  • Escucha a tu voz interior.- Yo hago siempre alusión a la voz interior que todos llevamos dentro a la hora de tomar cualquier decisión (pepito grillo existe después de todo). ¿Por qué es tan importante ésto? Porque generalmente experimentamos una dualidad en la que se baten la mente (diciéndonos lo que puede ser políticamente correcto hacer) y el corazón (indicándonos lo que realmente queremos hacer). Obviamente nos podemos equivocar aún obedeciendo al corazón pero es más raro arrepentirnos después de haber tomado la decisión, ya que habremos hecho lo que verdaderamente sentíamos en dicho momento.

Puede darse el caso de que algunas personas de tu alrededor te aconsejen según su punto de vista y su experiencia, y siempre es de agradecer que otros traten de ayudarte, pero al final la última palabra la tendrás tú. Ésto último es importante que lo tengas en cuenta, puesto que tú eres el principal y único responsable de tu vida y conoces mejor que nadie lo que verdaderamente te hace feliz.

  • Haz uso de la meditación.- La voz interior se puede escuchar más fácilmente en el silencio, esto es, cuando la mente se aquieta. Yo siempre que debo tomar una decisión trato de tomar unas cuantas respiraciones, para  finalmente inclinar la balanza hacia la opción que siento que es más conveniente para mí. Vigila que tu mente no se entrometa en el proceso, debes permanecer relajado y concentrado para que la inspiración pueda fluir libremente hacia ti.
  • Utiliza también la técnica del contraste.- Puedes utilizar la técnica del contraste para acabar de decidirte entre dos o más opciones. Ésta básicamente consiste en ver cómo te sientes al imaginarte habiendo tomado cada uno de los caminos posibles. Aprovecha también para visualizar las posibles consecuencias o cambios que se derivarían de dicha decisión, pensando incluso a largo plazo si fuera necesario. Este ejercicio te servirá para aportarte una mayor claridad acerca de lo que verdaderamente deseas respecto la situación que te está generando confusión.  Lo más importante a la hora de realizar este ejercicio es el cómo tú te sentirías en caso de escoger la opción X , ya que usualmente aquello que está más alineado con nuestro propósito nos hará sentir mejor o más conformes que con el resto de opciones.
  • Si te equivocas a la hora de decidir también aprendes.- Incluso si tomaras una decisión errónea y luego te arrepintieras, podrías aprender y sacar una lección de ello. Nunca el tiempo es perdido y estamos en constante evolución aunque a veces creamos lo contrario.

Espero que estos consejos te ayuden a tomar la decisión más conveniente para ti llegado el momento y que más puertas puedan abrirse para brindarte todo aquello que deseas y mereces 🙂

¡Hasta el próximo post!

 

 

 

8 comentarios sobre “El arte de decidir

  1. Hola Mar,

    Me encanta el post. Me ha servido para darme cuenta de ciertos cambios que yo misma he ido haciendo y también, para ponerle nombre a otras cosas que, al parecer, hago por inercia, pero que no me había detenido a reflexionar sobre ellas. Aunque a veces he tomado decisiones en mi vida de forma precipitada, confieso que éstas suelen pasarte factura más adelante. De ahí que uno de los consejos más útiles creo que es el de “tomarse un tiempo”. Obviamente cada uno tendrá un ritmo, pero por mi experiencia diría que no es bueno apresurarse, ni mirar al del lado para ver cuánto le cuesta a él. Esto sólo nos pondrá más presión encima y no dejaremos madurar lo suficiente la decisión.

    Espero que mi experiencia le pueda servir a alguien y, junto con tus consejos, hacer la diferencia en la vida de aquellos que tratan de tomar una decisión importante.

    Un saludo,

    Conchi S.

    Me gusta

    1. Efectivamente Conchi, tomarse el tiempo necesario es imprescindible y la experiencia a mí también me ha demostrado que no es bueno precipitarse, generalmente las cosas van sucediendo a su ritmo si las dejamos madurar, incluídas las decisiones.

      Muchas gracias por tu comentario :).

      Un abrazo,

      Mar

      Me gusta

  2. Hola!!! me hiciste hacer un alto y pensar cual es mi actitud cuando voy a tomar decisiones, la verdad siempre me dejo llevar por el estomago, y las voces de mi interior hablan tanto como yo, pero si que cuando hago alto total, y pienso mis decisiones son menos caóticas, me gusto mucho la técnica de contraste, creo que es la indicada para mi, muchas gracias por tu post.

    Me gusta

    1. Eso es, cuando hacemos un alto en el camino y ponemos las cosas en perspectiva todo parece más claro para nosotros y las ideas pueden fluir libremente. Me alegra que te hayan ayudado mis consejos :).

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  3. Que gusto da poder leer del tirón y ver que no voy tan desencaminada. Gracias Mar por hacer más fácil la terrible tarea de decidir, que a veces es eso “terrible”. Aún recuerdo la primera vez que dejé que Carlota eligiera el color de las paredes de su habitación y estuvo todo un día ante la paleta de colores para elegir, y decía ¡que difícil mamá!, cuando eras tú quien decidía parecía mucho más fácil. Gracias pro estos consejos que seguro nos ayudarán.

    Me gusta

  4. Raquel, me he reído con lo de ‘terrible’ porque realmente puede llegar a serlo, aunque sospecho que también es la forma que tenemos de tomarnos las cosas, frecuentemente queremos soluciones inmediatas y tenerlo todo controlado y es precisamente ese deseo el que nos entorpece y nos dificulta el tomar decisiones acertadas.

    Muchas gracias por tu comentario :).

    Un besazo,

    Mar

    Me gusta

  5. Hola Mar,
    Siempre que tengo que tomar una decisión, hago dos reflexiones previas: cuánto me acerca esa decisión a mi meta, a lo que yo quiero; y qué me dice mi intuición. Y no es fácil, e incluso a veces ni siquiera esos dos pasos me funcionan, y en ese momento no me queda más remedio que ponerme en marcha ¡los errores siempre me van dando pistas!

    Me gusta

  6. Creo que esas dos reflexiones que realizas pueden serte de mucha utilidad Amaya, y aunque a veces no sea del todo fácil escuchar a nuestra voz interior también es algo que podemos entrenar. ¡Los errores son una forma maravillosa de acercarnos a lo que realmente queremos también! Ya que nos ayudan a experimentar el contraste de las cosas que nos desagradan para así obtener claridad sobre lo que verdaderamente deseamos.

    Muchas gracias por tu comentario :).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s