Mes: julio 2016

Las 7 leyes espirituales del éxito: la ley del desapego

Stony beach
Stony calm Baltic beach seascape after sunset

Como te prometí hoy abro otro post de la serie las 7 leyes espirituales del éxito,  inspirado en el best-seller del mismo nombre que vio la luz hace ya unos años de la mano de Deepak Chopra, uno de mis autores favoritos en cuanto a libros de esta temática se refiere.

Rescato nuevamente el acceso al libro digital por si aún no has tenido ocasión de leerlo:

Deepak Chopra – Las Siete Leyes Espirituales del Éxito

Para entender esta ley debo hablarte primero del deseo. El deseo es una condición inherente al ser humano y podríamos definirlo como el anhelo hacia un objeto, persona o situación que el individuo desea experimentar en su realidad física. Todos hemos deseado  algo alguna vez en nuestra vida y sabemos lo que significa dicho fenómeno, por lo que no me extenderé mucho más en ese sentido, pero sí que hay que saber que el deseo puede volverse perjudicial en el momento en el que se convierte en apego hacia el objeto deseado.

El apego puede dar origen al sufrimiento,  especialmente cuando no podemos desprendernos de aquello que no nos conviene y nos hace daño (seguramente esto lo hayas podido evidenciar en distintas experiencias de tu vida).

Según lo anterior, el desapego nace de la acción contraria al apego: mi deseo sigue existiendo pero no es necesario poseer un determinado objeto/vivir determinada situación puesto  que sé que ello no me hará más feliz, y ahí es donde surge el verdadero poder de esta ley.

En otras palabras, el desapego nace del conocimiento de que la felicidad es una elección por nuestra parte que se encuentra en nuestro interior y no depende de ningún objeto, situación o persona del mundo exterior.

Si bien no es muy complicado entender esta ley, sí lo es el ponerla en práctica en según qué ocasiones, puesto que la línea divisoria entre el apego y el desapego es muy fina, por lo que es preciso que vayamos practicando en las diferentes circunstancias de nuestro día a día.

A continuación te doy algunos consejos que quizás te ayuden a la hora de poner en práctica la ley del desapego en tu vida cotidiana:

  • Comprende la futilidad de todas las cosas.- Todo está en constante cambio y nada de lo que ves es para siempre, eso incluye tu juventud, tus pertenencias y todo lo que puedes atribuir a tu sentido de identidad.
  • Lo que puede parecerte la razón de tu felicidad puede dejar de serlo en un momento dado.- Pueden gustarte mucho las gambas y en un momento dado volverte alérgico a ellas (un ejemplo un poco simple pero para que me entiendas).
  • Todas tus experiencias encierran en sí mismas una lección valiosa que debes aprender.- Igual que debes dar la bienvenida a todo lo que venga también debes tener la fortaleza para dejarlo ir cuando ello ya no te sea de utilidad, así es como crecemos y asimilamos las lecciones que nos va dando la vida.
  • Acepta las cosas tal como son en tu vida en este momento y desde una actitud de gratitud.- Esto te servirá para no caer en creencias erróneas tales como ‘seré feliz cuando tenga ese coche‘, o ‘seré feliz cuando tenga más dinero’ o bien ‘seré feliz cuando X persona me ame’.  La meditación es una técnica que puede ayudarte mucho en dicho proceso.

Poniendo en práctica esta ley conseguiremos atenuar y/o erradicar el sufrimiento innecesario que a veces nos producen ciertas experiencias vitales, preservando así nuestra salud emocional y física y sintiéndonos mejor con nosotros mismos.

Me gustaría conocer tu experiencia con esta ley, así que anímate y cuéntamela en los comentarios :).

Las 7 leyes espirituales del éxito: la ley del dar

Beach on Samos
Beach on Samos

¿Has tenido ocasión de leer el best-seller ‘Las 7 leyes espirituales del éxito’ de Deepak Chopra?

Quizás sea uno de los libros que más me ha gustado de entre todos los que he leído hasta la fecha de temática similar, por lo ameno que resulta leerlo y las potentes ideas que propone para cambiar nuestra vida.

Si aún no has tenido tiempo de leerlo, aquí te lo traigo para que puedas hacerlo:

Deepak Chopra – Las Siete Leyes Espirituales del Éxito

Las leyes espirituales del éxito constituyen herramientas que nos permiten armonizar con nuestra propia naturaleza y la de todo lo que nos envuelve para ayudarnos en nuestro proceso creativo. Pueden enriquecer nuestra de vida en muchos aspectos y merece la pena explorarlas y ponerlas en práctica para descubrir su inmenso potencial.

En este post me apetecía dar repaso a una de las leyes espirituales del éxito que más me gustan de las que menciona Deepak Chopra en el libro: la ley del dar (también se le suele denominar ley del dar y recibir).

A modo de resumen, la ley del dar nos dice que debemos agradecer todo cuanto recibimos en nuestra vida diariamente y a su vez dar nosotros en la medida que podamos y de forma desinteresada. De este modo, la energía del universo puede fluir dinámica y libremente y dispondremos de abundancia en nuestras vidas.

Sin embargo, sucede que en ocasiones las personas nos aferramos a ciertas cosas por temor a desprendernos de ellas por si acaso ‘algo malo sucede’. Podemos  liberarnos de aquello que no nos sirva y dárselo a quien sí lo necesite, y en el caso del dinero es preciso tener consciencia de que éste es simplemente un medio para ser gastado en aquello que sintamos que es necesario, y no para acumularlo eternamente hasta el fin de nuestros días. Más allá de bienes materiales podemos poner en práctica la ley del dar con simples gestos amables hacia otras personas, las posibilidades son infinitas y realmente no cuestan esfuerzo en la mayoría de los casos.

Lo interesante de esta ley es que cuando la pongas en práctica verás que tu acción será recompensada en la misma proporción, y cuanto más des más recibirás.
Aclarar que tampoco es cuestión de obsesionarnos con dar de forma ‘obligada’, o buscando recibir algo a cambio. La incondicionalidad debe prevalecer en el acto de dar, debemos dar cuando el hecho de dar nos aporte paz y tranquilidad, sabiendo que estamos haciendo lo correcto. Si por el contrario, el hecho de dar nos produce inseguridad y miedo, significa que no lo hacemos de forma desinteresada y entonces es simplemente mejor no hacerlo y esperar a la siguiente ocasión.

Dejo el post aquí y te invito a dejarme tu experiencia con esta ley en los comentarios. Próximamente hablaré de otra de las leyes que más han impactado mi vida desde que la descubrí :).